Principio de legalidad

Sin duda, éste es el principio más relevante, fundamental y garantista de todos. Sus bases se encuentran claramente en los fundamentos de la Ilustración y la separación de poderes. Sus funciones pueden resumirse en dos:

  1. Actúa como exigencia al poder legislativo en tanto en cuanto requiere que los derechos y, sobre todo, las obligaciones de los ciudadanos deben estar recogidos en normas jurídicas. En este sentido, el límite actúa sobre el poder ejecutivo y la Administración pública, puesto que no pueden vulnerar los derechos ni crear obligaciones contrarias a las normas aprobadas por el legislador.
  2. Las normas jurídicas tienen como finalidad adecuar las conductas de los ciudadanos. Para ello, se exige que la norma debe estar aprobada y publicada con anterioridad a la ejecución del acto regulado.

Entrada completa