Doctrina Parot y Doctrina del Doble Cómputo Penal


Estos últimos meses ha sido noticia nuevamente la llamada “doctrina Parot” por las diferentes resoluciones que ha emitido el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El periódico “ElPaís.com” publicó el pasado 29 de marzo un artículo titulado “El recorrido de la doctrina Parot” en el que analiza brevemente en qué consiste esta interpretación y cuál ha sido su vida hasta la actualidad.

DOCTRINA PAROT

En resumen, la “doctrina Parot” es una interpretación jurisprudencial del límite máximo de cumplimiento de la pena fijado por el Código Penal de 1973:

  • Por un lado, el artículo 70 de este Código Penal establecía cómo debían cumplirse las penas en caso de ser condenado a más de una si, por su nateraleza, no podían ser cumplidas de forma simultánea. La primera regla fijaba el orden de cumplimiento de las penas; la regla segunda, establecía como límite máximo de cumplimiento 30 años.
  • Por otro lado, el artículo 100 del mismo código contemplaba la redención de penas por trabajo; en concreto, si el penado trabajada, se descontaba de su condena “un día por cada dos de trabajo“. Cabe destacar que la redención de penas no se encuentra prevista en el Código Penal actual.

En el caso del miembro de la organización terrorista ETA Henri Parot, fue condenado en base al Código Penal de 1973 a 4.700 años de prisión por 33 asesinatos cometidos entre 1978 y 1990. En principio, por la redención de penas explicada, debía de excarcelarse en 2009. Ahora bien, como la suma de las penas excede del límite máximo de 30 años de prisión fijado por la regla 2ª del artículo 70, la redención de penas podría interpretarse de dos formas:

  • Entendiendo que el límite máximo opera como una nueva pena: aunque se haya condenado a 4.700 años de prisión, como el límite máximo es de 30 años, la pena será de 30 años y, sobre ésta, se aplicará la redención de penas por trabajo, por lo que la pena que se cumple es de 20 años.
  • O entendiendo que el límite máximo no opera como una nueva pena: como se ha condenado por varios delitos, aunque todos sumen más de 30 años, la redención de penas debe apreciarse por cada pena individualmente.

Imaginemos un caso en el que se imponen tres penas de prisión, una de 30, otra de 15 y la última de 6 años. Según la primera interpretación, se sumarían todas (51 años); al exceder del límite, se configuraría una nueva pena de 30 años y, sobre ésta, cumpliría 20 años por efecto de la redención de penas. Por contra, en base a la segunda interpretación, se redimirían individualmente (de la de 30, pasaría a cumplir 20; de la de 15, 10; y la de 6, 4 años) y, como excede del límite (en total suman 34 años), cumpliría 30 años, que es el máximo fijado en el artículo 70 del Código Penal de 1973.

El Tribunal Supremo, en su Sentencia del Tribunal Supremo 753/2006, de 28 de febrero, interpretó el artículo 70 en relación con el 100 del Código Penal de 1973 de esta segunda manera, por lo que la excarcelación de Henri Parot no se llevó a cabo en 2009.

DOCTRINA DEL DOBLE CÓMPUTO PENAL

En la Sentencia del Tribunal Constitucional 57/2008, de 28 de abril, se estableció la llamada “doctrina del doble cómputo penal“. En eEsta doctrina jurisprudencial, el Tribunal Constitucional matizó la “doctrina Parot” e interpretó que el tiempo de prisión provisional debe descontarse del resto de condenas firmes acordadas, en base al artículo 58.1 CP:

El tiempo de privación de libertad sufrido provisionalmente será abonado en su totalidad por el juez o tribunal sentenciador para el cumplimiento de la pena o penas impuestas en la causa en que dicha privación fue acordada.

En concreto, el Tribunal Constitucional argumentó en el párrafo segundo del Fundamento Jurídico 6 lo siguiente:

En este sentido, proyectando al caso ahora enjuiciado las consideraciones que se hicieron en la STC 19/1999, de 22 de enero, hemos de reiterar que la situación de coincidencia entre la prisión provisional en una causa y la situación de penado en otra, por su frecuencia en la realidad, no es un supuesto que, lógicamente, pudiera haber pasado inadvertido al legislador, al regular el abono del tiempo de privación de libertad sufrido provisionalmente para el cumplimiento de la pena o pena impuestas en la misma causa (art. 58.1 CP), lo que «desde la obligada pauta de la interpretación en el sentido de la mayor efectividad del derecho fundamental y de la correlativa interpretación restrictiva de sus límites» permite entender que, si el legislador no incluyó ninguna previsión respecto a dicha situación en el art. 58.1 CP, y, en concreto, el no abono del tiempo en el que simultáneamente han coincidido las situaciones de prisión provisional en una causa y de penado en otra, fue sencillamente porque no quiso hacerlo. En todo caso, y al margen de problemáticas presunciones sobre la intención del legislador, el dato negativo de la no previsión de esa situación es indudable; y, a partir de él, no resulta constitucionalmente adecuada una interpretación en virtud de la cual pueda llegarse a una consecuencia sobre el abono del tiempo de prisión provisional en una causa para el cumplimiento de la pena o penas impuestas en la misma, regulado en el art. 58.1 CP, basada en un dato ausente de éste (FJ 5).

Y, por tanto, en el primer párrafo del Fundamento Jurídico 8 se concluyó que:

Las consideraciones precedentes han de conducir al otorgamiento del amparo, puesto que la decisión de no abonar al recurrente en amparo en su totalidad el tiempo de privación de libertad sufrido preventivamente en el procedimiento abreviado núm. 273-2002 para el cumplimiento de la pena de prisión impuesta en la misma causa carece de cobertura legal, lo que ha supuesto un alargamiento ilegítimo de su situación de privación de libertad, lesivo, por lo tanto, del art. 17.1 CE.

Sin embargo, la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal modificó el apartado 1º del artículo 58 del Código Penal:

[El tiempo de privación de libertad sufrido provisionalmente será abonado en su totalidad por el Juez o Tribunal sentenciador para el cumplimiento de la pena o penas impuestas en la causa en que dicha privación fue acordada], salvo en cuanto haya coincidido con cualquier privación de libertad impuesta al penado en otra causa, que le haya sido abonada o le sea abonable en ella. En ningún caso un mismo periodo de privación de libertad podrá ser abonado en más de una causa.

SITUACIÓN ACTUAL

La Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 10 de julio de 2012 ha dado un nuevo giro a estas interpretaciones jurisprudenciales: el Tribunal entiende que la “doctrina Parotvulnera los artículos 5.1 y 7 del Convenio Europeo de Derechos Humanos:

Artículo 5.- Derecho a la libertad y a la seguridad

1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, salvo en los casos siguientes y con arreglo al procedimiento establecido por la ley:

a) Si ha sido privado de libertad legalmente en virtud de una sentencia dictada por un tribunal competente;

b) Si ha sido detenido o privado de libertad, conforme a derecho, por desobediencia a una orden judicial o para asegurar el cumplimiento de una obligación establecida por la ley;

c) Si ha sido detenido y privado de libertad, conforme a derecho, para hacerle comparecer ante la autoridad judicial competente, cuando existan indicios racionales de que ha cometido una infracción o cuando se estime necesario para impedirle que cometa una infracción o que huya después de haberla cometido;

d) Si se trata de la privación de libertad de un menor en virtud de una orden legalmente acordada con el fin de vigilar su educación o de su detención, conforme a derecho, con el fin de hacerle comparecer ante la autoridad competente;

e) Si se trata de la privación de libertad, conforme a derecho, de una persona susceptible de propagar una enfermedad contagiosa, de en enajenado, de un alcohólico, de un toxicómano o de un vagabundo;

f ) Si se trata de la detención o de la privación de libertad, conforme a derecho, de una persona para impedir su entrada ilegal en el territorio o contra la cual esté en curso un procedimiento de expulsión o extradición.

Artículo 7.- No hay pena sin ley

1. Nadie podrá ser condenado por una acción o una omisión que, en el momento en que haya sido cometida, no constituya una infracción según el derecho nacional o internacional. Igualmente no podrá ser impuesta una pena más grave que la aplicable en el momento en que la infracción haya sido cometida.

2. El presente artículo no impedirá el juicio o la condena de una persona culpable de una acción o de una omisión que, en el momento de su comisión, constituía delito según los principios generales del derecho reconocido por las naciones civilizadas.

El Gobierno español ha anunciado que recurrirá la sentencia ante la Gran Cámara del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y que, por el momento, no cumplirá el fallo de la sentencia.

3 comentarios en “Doctrina Parot y Doctrina del Doble Cómputo Penal

  1. Se abre la regulación con el artículo 58, según el cual: «1. El tiempo de privación de libertad sufrido preventivamente se abonará en su totalidad para el cumplimiento de la pena o penas impuestas en la causa en que dicha privación haya sido acordada o, en su defecto, de las que pudieran imponerse contra el reo en otra, siempre que hayan tenido por objeto hechos anteriores al ingreso en prisión. 2. Igualmente, se abonarán en su totalidad, para el cumplimiento de la pena impuesta, las privaciones de derechos acordadas cautelarmente».

  2. Se abre la regulación con el artículo 58, según el cual: «1. El tiempo de privación de libertad sufrido preventivamente se abonará en su totalidad para el cumplimiento de la pena o penas impuestas en la causa en que dicha privación haya sido acordada o, en su defecto, de las que pudieran imponerse contra el reo en otra, siempre que hayan tenido por objeto hechos anteriores al ingreso en prisión. 2. Igualmente, se abonarán en su totalidad, para el cumplimiento de la pena impuesta, las privaciones de derechos acordadas cautelarmente».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s