La mediación: apostando por el futuro de la resolución de conflictos


Ayer, día 27 de octubre de 2010, se presentó en la “Ciutat de la Justícia” (Barcelona-L’Hospitalet de Llobregat) el “Llibre blanc de la mediació a Catalunya“, un trabajo de investigación que se inició en 2008 y que ha culminado con la elaboración de un libro de casi 1.200 páginas, donde se exponen los datos obtenidos, su interpretación y las recomendaciones – 15 en total – que se tendrán que tener en cuenta para fomentar esta herramienta.

La mediación es, en la actualidad, un mecanismo de resolución de conflictos ALTERNATIVO. Con este nuevo impulso (cabe recordar que Cataluña fue la primera Comunidad Autónoma en aprobar, en el año 2001, una ley sobre mediación familiar) se pretende concienciar a la ciudadanía y, sobre todo, al resto de poderes públicos sobre las bondades de este mecanismo, con el fin de que las cámaras legislativas aprueben y modifiquen las leyes actuales para implementar la mediación. Y es que, aplicando este mecanismo “alternativo” al 20% de los casos judiciales, se evitaría un gasto de las arcas públicas de 4 millones de euros, según se expuso en la presentación.

Muchas personas sólo tienen en mente la denuncia como único recurso para la solución a su(s) problema(s) para con el resto de la ciudadanía. A veces, las molestias vecinales pueden solucionarse picando a la puerta del vecino y diciéndole que el volumen del televisor lo tiene muy alto, por ejemplo, antes de llamar a la policía y agravar el pequeño conflicto. Y lo que se desconoce es que muy posiblemente la denuncia no solucione el problema desde su raíz. Para estos y muchos otros casos, la mediación se presenta como una solución viable; o, al menos, si no acaba con éxito, las partes ya han hablado, ya ha habido un primer contacto e intento de solución que, probablemente, habrá paliado los sentimientos negativos de las partes.

[La mediació] és l’eina més civilitzada de resolució de conflictes (Jaume LANASPA, Director General de la Fundació Obra Social de La Caixa)

¿Cuál es al objetivo de este “incipiente” movimiento? Pues, tal y como se expuso en el día de ayer, la voluntad que subyace es la de conseguir que la mediación sea un mecanismo de resolución de conflictos NO ALTERNATIVO, sino principal. Igual que sucede en derecho administrativo, que se obliga al administrado a agotar la vía administrativa antes de acudir a la vía contencioso-administrativa, se obligaría (en algunos supuestos) a acudir a la mediación antes de poder recurrir a la vía judicial. Estos casos no se restringirían al ámbito privado, sino que también se ampliaría la mediación a ilícitos penales (sólo algunos, claro está).

Por tanto, se ha de tener claro que denunciar, demandar… en definitiva, solicitar el auxilio judicial NO es siempre la mejor ni la única opción posible. La vía penal es la última ratio, que opera cuando “todo lo demás” ha fracasado y/o no es posible acudir a otra vía porque la conducta es de tal gravedad que la solución no sería justa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s