La expansión del derecho penal


Cualquier norma jurídica debe reformarse para, si más no, adaptarse a las necesidades sociales de cada momento; las normas penales no son una excepción. Sin embargo, las reformas de los últimos años evocan una expansión de esta rama del ordenamiento jurídico hacia ámbitos que, hasta entonces, quedaban “claramente” fuera de él.

Los cambios en la mentalidad del legislador pueden chocar con algunos de los cimientos (principios) más clásicos del derecho penal, en concreto, el de mínima intervención – sólo ha de tipificar las conductas más execrables de la sociedad – y el de última ratio – debe utilizarse como la última herramienta, cuando la solución al conflicto no puede ofrecerse por otras ramas jurídica o éstas han fracasado (no confundir con el principio de preferencia).

Este nuevo rumbo puede apreciarse con la inclusión, hace algunos años, de los delitos contra la propiedad intelectual, promovidos por la SGAE; o por la responsabilidad penal de las personas jurídicas, introducida en la última reforma aún no vigente. Sobre estos cambios se habla en el artículo publicado hoy, 19 de julio, en el portal LegalToday.com:

La vía penal. Una opción más (por Miguel Ángel MONTOYA)

En la práctica jurídica ya se está utilizando el derecho penal como “una opción más”. Por citar un ejemplo bastante claro, la responsabilidad en los accidentes de tráfico con lesionados puede dirimirse por la (clásica) vía civil, por haber causado un daño; o por la vía penal, por las faltas/delitos de lesiones o de daños. Últimamente, algunos letrados escogen esta última opción cuando existe algún ápice de negligencia (¿no respetar un semáforo que no se ha visto por X motivos es una actitud penalmente negligente?)

Con esta progresiva expansión del ámbito de aplicación penal estamos acercándonos al modelo estadounidense, donde una sanción administrativa impagada conlleva responsabilidad penal. ¿Es este el modelo penal que queremos en nuestro país? ¿Regular toda conducta como un ilícito penal hará que la sociedad se sienta sea más segura? ¿Influirá esto en la seguridad objetiva? ¿Disminuirán los delitos? Mis respuestas a estas preguntas son no, y especialmente NO a la última pregunta: regulando más conductas sociales como ilícitos penales el índice de delitos a priori aumentará, pues habrán más conductas potencialmente delictivas y que antes no lo eran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s