Derecho penal y sociedad


Existen diferentes clasificaciones del derecho. Una de ellas toma como criterio diferenciador el tipo de relaciones que regula. De esta manera, se distingue entre derecho privado, que se ocupa de las relaciones entre particulares, y derecho público, que regula las relaciones de los particulares con los órganos que ostentan el poder público cuando éstos ejercen sus potestades jurídicas. Pero esta clasificación es muy general, por lo que siempre se atiende al objeto de regulación de las normas que componen el ordenamiento jurídico, pudiendo hablar así de “ramas” del ordenamiento jurídico. Así, encontramos el derecho civil (ejemplo derecho privado por excelencia), el derecho penal (ejemplo de derecho público por antonomasia), el derecho administrativo, el derecho laboral… Ergo, el derecho penal forma parte del derecho público y, a diferencia de otras ramas del derecho que también son “públicas”, posee unas características que lo diferencian claramente.

“El derecho penal es el conjunto de normas jurídicas que regulan la potestad punitiva del Estado, asociando a hechos, estrictamente determinados por la ley, como presupuesto, una pena, medida de seguridad o corrección como consecuencia, con el objetivo de asegurar los valores elementales sobre los cuales descansa la convivencia humana pacífica” (Enrique Cury)

En efecto, esta no es la única definición posible de este concepto, pero en ésta se encuentran la mayoría de notas características del derecho penal:

  • Se asocia con la idea de Estado. De hecho, Max WEBBER definió “Estado” como “una entidad que posee un monopolio en el uso legítimo de la fuerza“, entendiendo por fuerza la facultad de establecer medidas sancionadoras unilateralmente, sin tener en cuenta la voluntad del particular afectado.
  • Se establecen hecho, que serán los supuestos tipificados por la ley, a los cuales se les va a asociar una consecuencia jurídica, bien una pena, bien una medida de seguridad, bien “otra cosa”, como puede ser una multa penal.
  • El objeto del derecho penal es velar por una convivencia pacífica de los ciudadanos, por lo que sólo serán penalmente reprochables aquellas conductas que alteren gravemente esta convivencia. No podrá ser penal, por ejemplo, el ruido del vecino del piso superior si está de mudanza.
  • Aunque no se especifique, se deriva de la anterior característica que el derecho penal ha de ser la última ratio y goza de preferencia: sólo aquellas conductas que atenten gravemente la convivencia, de manera que el resto de conductas no pueden ser sancionadas penalmente, sino, en todo caso, a través de otras vías jurídicas; y,  en caso de colisión de normas, esto es, que otra rama del ordenamiento jurídico regule la misma conducta, el derecho penal tiene prioridad sobre aquella. Un ejemplo claro son algunas conductas que atentan contra la seguridad vial, las cuales se sancionan administrativa y penalmente.

Sin embargo, se ha de destacar que se ha dado una definición general. El derecho penal puede entenderse también según el punto dos puntos de vista más concretos, atendiendo al objeto o sujeto que interviene:

  1. Derecho penal objetivo (ius poenale): conjunto de normas jurídicas establecidas por el Estado, por lo que se refiere a las normas jurídicas en sí.
  2. Derecho penal subjetivo (ius puniendi): se refiere a la facultad del Estado de castigar, de conminar la realización del delito con penas, imponerlas y ejecutarlas si es el caso.

Ahora bien, una clasificación del derecho penal más utilizada a la práctica y que se ha de tener en cuenta es la que toma como criterio el objeto que las diferentes normas penales regulan. Así pues, encontramos dos tipos de derecho penal:

  1. Derecho penal sustantivo o material: concreta la noción de delito y determina las consecuencias. Es decir, son las normas que encontramos en el Códio Penal, sobre todo.
  2. Derecho penal adjetivo o procesal penal: son las normas que concretan la aplicación ordenada y sistemática del derecho penal sustantivo. Aquí se encuadra la Ley de Enjuiciamiento Criminal, entre otras.

En definitiva, el derecho penal es la rama del ordenamiento jurídico que regula – prohibiendo y sancionando – aquellos actos que son considerados execrables por la sociedad, con el fin de conservar la convivencia pacífica de la comunidad. Como puede apreciarse, el derecho penal se encuentra íntimamente ligado con los cimientos y el nacimiento de la vida en sociedad: si todo está permitido y nada prohibido, la sociedad no podrá existir; si nadie tiene el poder de imponer conductas sancionables y que se sancionen, la vida en comunidad no podría ser como la actual.

Un comentario en “Derecho penal y sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s