La intervención en el delito (I): formas de intervención


Referente al sujeto responsable, el artículo 27 del Código Penal establece que “son responsables criminalmente de los delitos y faltas los autores y los cómplices“. Por tanto, una persona (física o jurídica) que no pueda definirse como autor o cómplice no será penalmente responsable. Es fundamental delimitar qué se entiende por autor y por cómplice, para lo que hay que remitirse a los artículos 28 y 29 del Código Penal:

Artículo 28

Son autores quienes realizan el hecho por sí solos, conjuntamente o por medio de otro del que se sirven como instrumento. También serán considerados autores:

a) Los que inducen directamente a otro u otros a ejecutarlo.

b) Los que cooperan a su ejecución con un acto sin el cual no se habría efectuado.

Artículo 29

Son cómplices los que, no hallándose comprendidos en el artículo anterior, cooperan a la ejecución del hecho con actos anteriores o simultáneos.

Como puede entenderse, pueden existir varias formas de intervención. Según en la naturaleza o el grado de intervención, los intervinientes pueden clasificarse en:

- Autores: son los enumerados en la primera parte del artículo 28 CP. Pueden intervenir solos (autoría única o inmediata), de forma conjunta (coautoría) o a través de otra persona (autoría mediata).

- Partícipes: son los enumerados en la segunda parte del artículo 28 CP y en el artículo 29 CP; esto es, participan en el delito los inductores, los cooperadores necesarios y los cómplices.

Ésta es una diferenciación doctrinal y se realiza para destacar el grado de implicación en el iter criminis. En cambio, el Código Penal no obedece a esta distinción, ya que, tal y como anuncia el artículo 27 CP y reafirman los preceptos que le siguen, por autores se entenderán a TODOS los intervinientes referidos en el artículo 28 CP, y sólo quedarán fuera del concepto normativo los cómplices (de ahí que se dedique a su mención un precepto diferente).

Por tanto, el Código Penal separa entre autores y cómplices; y, con respecto a los primeros, distingue entre autores (inicio del art. 28 CP) y aquellos que considera como tal (art. 28 CP in fine), por lo que existiría:

- Autoría en sentido estricto: se incluyen los tres tipos de autor ya mencionados: autoría única (o inmediata), coautoría, y autoría mediata.

- Autoría en sentido amplio: son, en propiedad, conductas de participación, y se engloban a los inductores y a los cooperadores necesarios.

Como se analizará, los autores en sentido amplio correrán la misma suerte que los autores en sentido estricto en cuanto consecuencias jurídicas se refiere.

Finalmente, cabe destacar que el Código Penal NO ofrece un concepto expreso de “autor” y “cómplice”, por lo que su acotación está sujeta a  interpretación jurisdiccional.

About these ads

, , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 151 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: